Emails de lecciones

Política de Privacidad

La Ciencia del Perdón

La acción de un doble negativo

Los procedimientos que estamos a punto de ofrecernos relacionados con la idea de un proceso sobre la posibilidad de un tú que no se haya contraído ante una formulación energética que va a permitir una idea más rápida de una acción dentro del potencial de tu mente para realizar el perdón por la acción de la ilusión de tu correspondencia en el tiempo, fue lo que te prometí, y si yo regreso esta mañana de fuera del marco de la posibilidad de que éste fuera un mundo real, te gustaría compartir conmigo de manera fundamental, la idea de que el proceso por el que llegamos a saber lo que somos, nuevamente, estoy utilizando la acción del perdón relacionándolo con la idea de la contracción que te has impuesto en tu mente con respecto a tu identidad y la posibilidad de que el que tu estuvieras en esta localización en el espacio/tiempo fuera verdad.


La evidencia científica más reciente, la cual provee una medida a la idea de masa o densidad, dice sencillamente que el universo es completamente obscuro. Mírame. Qué idea más dichosa sería que la idea que acabamos de compartir fuera que en el principio hubiera luz, no obscuridad. De manera que en ese sentido toda mi enseñanza lo que dice es que en relación con la idea de espacio /tiempo, dentro de la correspondencia de energía de la conversión de mi cuerpo en luz, no hay tal cosa como una localización, no hay tal cosa como una formulación corporal, sino ¿qué?- completa obscuridad.

A excepción de mi salvador Jesús, y ahora tú, en el involucramiento emocional que tienes contigo mismo al llegar a la solución inevitable de que el universo de hecho sea completamente obscuro, y que en ese momento tú no busques la luz dentro de esa idea, yo veo que se trata de la idea de la especie, es la idea de ser hombre dentro de tu propia identidad, en un intento de justificar como parte de tu formulación algo diferente a todo lo que eres.

Quiero darte las gracias particularmente a ti por ver la simplicidad que conlleva la idea de un doble negativo. Me encanta que puedas formular en la idea que tienes sobre ti el que las comparaciones sobre una energía positiva y una negativa siempre te van a conducir a la duplicación de un involucramiento emocional en la idea de odio o amor, o, dicha o pena, porque ese involucramiento emocional es una idea que tenemos acerca de nosotros mismos.


Ahora, tu reconocimiento de la idea de un proceso que te da una razón por la cual pudieras estar ocupando tu propia consciencia de identidad en la que te consideras una formulación corporal es simplemente una prueba de ser una formulación corporal, sencillamente porque la idea de contención en tu mente no puede excluir posibilidades que tuvieras en tu asociación relativa de formulación corporal acerca de ti. De alguna manera terminé involucrado, gracias por ello, en la idea de una asociación de doble negativo. Si hay algo que aprendí de mi salvador, de su resurrección, fue acerca de una completa asociación de doble negativo.

¿Lo recuerdas? Se trata de la idea de traer a colación la posibilidad de formular la idea que tienes sobre la conversión del cuerpo usando como base la certeza de la resurrección. Él mira hacia arriba, hacia Dios y dice, “Dios, he hecho todo lo que me has pedido que haga para contrastar la obscuridad de la luz. Ahora solo te pido que resplandezcas en mí, en la definición que tengo sobre mí, ya que he completado la función que me diste en mi idea conceptual, y estoy esperando aquí en la contención en la que me encuentro, Getsemaní, por la idea universal de la aceptación de mi luz” ¿Me escuchan? ¡Y no recibe respuesta!

Mira esto conmigo. En ese momento fue expresada la completa necesidad de un doble negativo. Y a pesar de que te gusta mirarlo como una enseñanza cuántica, lo que yo estoy mirando es Dios, el universo, lo que soy de acuerdo a la idea que tengo acerca de mí mismo, escucha, no tiene absolutamente nada que ver con el juicio sobre la ocupación que utilizas para considerarte un cuerpo.

GUAO, me encuentro atrapado en la idea de tenerte que leer un poco más acerca de la negatividad. ¿Te digo por qué? Tú lo disfrutas.

Porque la admisión fundamental de tu decisión de perdonar por completo no es otra
cosa que el reconocimiento momentáneo de que todo lo que eres es un doble negativo,
en cuyo caso sería imposible la idea de tú poder estar confinado en el espacio/tiempo.


Voy a hacer que mires conmigo la idea del doble negativo, porque me encanta la idea de que de momento en ti ocurriera una asociación relativa de la totalidad de lo que es la nada, lo que tú llamas muerte, la cual es imposible, y todo lo que no puede estar asociado a todo excepto en su totalidad, lo cual en consecuencia no ofrecería un marco de referencia para la idea relativa de la luz, aquí vamos, de la resurrección que ocurrió justo aquí en estos últimos 40 días, los que tú consideras son cuarenta mil años, cuarenta millones de años, que te ha tomado poder ver en tu mente que la solución ha ocurrido en ti. Es la sencilla admisión, me estás escuchando, de que el problema no se puede resolver.

Ahora, mientras más afirmes la totalidad de la negatividad, te conviertes aún más en la negación de la necesidad de afirmar la posibilidad de la luz. Sencillamente se trata de la idea de que vas a permitir que el poder del universo exprese lo que tú eres, en vez de seguir intentando estar ubicado en el espacio/tiempo.


Estamos llevando a cabo un entrenamiento mental en lo que llamamos el milagro, y un milagro es probablemente la idea más científica que puedes tener acerca de ti mismo. El milagro es la idea de que, independientemente de lo que te enfoques dentro de la limitación del concepto de identidad que tienes sobre ti en tu mente, toda solución a la que llegas va a ser siempre la identidad de una idea previa que tuviste acerca de ti, la cual proyectaste al futuro, en el que pareces estar parado en una ocupación en el espacio/tiempo en energía obscura, esto es un milagro,

pero por medio de la práctica de tu mente, o el poder de afirmar lo que eres,
tú y yo juntos, utilizando esta idea del perdón,
hemos sencillamente admitido que en lo más profundo de nosotros, debajo de esto,
solíamos llamar a esto “evento horizonte”,
está allá afuera la energía en la que encontramos
el conflicto de nuestra extensión,
ahí, nuestro problema no se puede resolver.

Independientemente de lo que hayamos hecho, terminamos en el reconocimiento del paso del tiempo que resultó en esta identidad corporal de 84 años, llevándose a cabo dentro de un tejido en el que puedes reconocer ideas acerca de cuerpos separados, sin la admisión fundamental de lo razonable de, digamos: “la resurrección”, la resurrección, o conversión de tu forma corporal la cual está ocurriendo simultáneamente junto a la idea misma.

Fragmentos de
El deshacimiento del miedo – El perdón es la acción de un doble negativo – Episodio I
Con el Maestro de maestros de Un Curso de Milagros

TOP